TASK FORCE One CARTAGENA 1739 – 200 naves contra 6 y Perdieron por Goleada (https://wp.me/p75ef4-z7)

Link para VOLVER   >  >  >   https://wp.me/p75ef4-z7 

“CLICK” al titulo amarillo para ver el documento completo en PDF

Task Force-One (1739)¡200 naves contra 6 y perdieron por Goleada!

 task force 1 – cartagena 1739

Cuando Inglaterra quiso apoderarse de TODA América y un Vasco cojo, manco y tuerto se lo impidió…

La historia que los ingleses prohibieron contar

Link a Derechos Humanos RRRR >  http://wp.me/p48WTu-8S

Hace casi 300 años un Rey  inglés  (Jorge ll)  decidió quitarle a España todos sus dominios en América, Desde México hasta Tierra del Fuego.

Y para hacer esto preparó la más formidable invasión que el mundo hubiera visto.

Tan enorme fue la “Task Force Inglesa” que solo fue superada en naves, hombres y armas 203 años después por la invasión a Normandía, (en 1944)  cuando “los ingleses y sus  aliados” cruzaron el canal de la mancha para invadir Francia y llegar hasta Berlín)

Para vengar una intolerable ofensa que los españoles le habían hecho a un pirata,  contrabandista y negrero inglés llamado Robert Jenkins.

¿Por que el Rey Jorge II se ofendió, cuando la pena internacionalmente aceptada para un pirata era la horca?. (las patentes de corso o piratas solo eran respetadas por el Rey que las otorgaba; para que –a porcentaje- robase a los demás)

Los españoles le habían cortado la oreja a Jenkins para que el Rey Jorge II escuche a través de ella, ya que no parecía comprender que la piratería y el contrabando no se podían hacer en tiempos de paz.

Entonces declaró la guerra a España en 1739.

Pero España ya no era lo que fuese en el siglo anterior.  La débil España, despedazada desde principios de 1700 por una guerra de sucesión que terminó coronando reyes afrancesados, lejos de la grandeza de los Quijotes o la decisión de los Cortez o la tozuda lealtad de los Sarmiento de Gamboa.

No debieron ser silenciosos los preparativos de 196 buques de guerra y transporte y la formidable fuerza de invasión que se preparaba tanto en Inglaterra como en sus colonias.  Ni tampoco se le habrán escapado a los informantes al servicio de España cual era el objetivo: entrar a los “Reinos de Indias” de la antigua España, ya disminuidos a “nuestras colonias de América” por los políticos liberales del menguado orgullo Español.

Tal vez en previsión de eso, se puso en la puerta de América del Sur, que era el puerto de Cartagena de Indias, en el caribe colombiano al mando militar de BLAS DE LEZO.

No se sabía cuantos iban a venir, pero se conocía la fiereza combativa del almirante Blas de Lezo, fiereza y coraje que no era a prueba de balas, ya que Blas había perdido una pierna por un cañonazo inglés cuando tenía 17 años, y luego las esquirlas de otro cañón le habían vaciado un ojo y en otra oportunidad un tiro de mosquete le había dejado inútil un brazo. Tanto que se lo llamaba “medio hombre” (suponemos que en secreto, porque tal vez nadie se atrevía a verlo encolerizado).

Este formidable guerrero contendría la esperada invasión hasta que la flota española, situada en Cuba llegase a tomar combate.

Invasión de la que nadie imaginaba su gigantesco tamaño.

Una epidemia de cólera asoló a Cartagena de Indias y diezmó a sus defensores, quedando su guarnición reducida a 3000 militares auxiliados por 600 indios de arco y flechas,  Pero esos eran avatares esperables en aquellas épocas.

Blas hubo de planificar cuidadosamente la defensa, ya que solo para servir a los mil cañones propios (si es que todos esos cañones estuviesen operativos) hubiese necesitado 4500 artilleros (se requerían al menos cuatro servidores por cañón).

El 16 de marzo de 1741 apareció frente a Cartagena algo tan formidable que nadie podía creerlo.

El horizonte estaba erizado de mástiles. 196 buques con insignias inglesas, 32000 hombres, 3000 cañones iban a devorarse la ciudad pasando por encima de todo lo que quisiera oponerse. Al mando iba el almirante Edward Vernon, que ostentaba el más alto grado en la marina y era primo de Jorge II.

Eslava, Virrey de Nueva Granada, pensaba que toda resistencia sería inútil. Lo mismo seguramente pensaban las personas sensatas. Resistirse solo traería un infierno de fuego demolición y muerte sobre Cartagena y la matanza y saqueo serían inevitables.

Pero Blas no pensaba lo mismo. En su larga historia ya había salido triunfante de situaciones similares.  Blas era tenido y temido por loco; pero el mundo bien pensante también llama loco al genio, al que no es comprendido, al que actúa sin tener en cuenta la opinión generalizada.  Blas era valiente hasta la temeridad, imprudente tal vez; pero un genio; un hábil estratega. Por loco pensó como el Quijote frente a los molinos de viento, trastocados en aspaventosos gigantes.

De los 32.000 invasores 4000 eran norteamericanos.  Entre ellos estaba un hermano de Gorge Washington. Había también negros jamaicanos armados de machete y destinados a ser la vanguardia de los prudentes y racionales blancos anglosajones.

Nada ha cambiado: en Cartagenautilizaron piratas, en Malvinas piratasy gurkas([1]) que avanzaban a la vanguardia cayendo como moscas para que sobre sus cadáveres avancen los soldados ingleses, en la guerra del Pacifico usaron kamikazesy samuráis; pero ¡BASTA DE ANACRONISMOS!  y sus estupideces somos argentinos “PACIFISTAS HASTA LA MUERTE” en 1930, 1980 y en 2018 también. Lea en este mismo libro el testimonio del Capitán Robacio, de cómo nos defendimos ante los crímenes de guerra como dispararle a un naufrago [Capitán Alberto Reinaldo Phillippi]([i])o al ARA Belgrano [Malvinas BIM5 Capitán RobacioBatallón Infantes de Malvinas 5]

Luego seguramente se sumarían – pensaban ellos – los que siempre se adhieren a los triunfadores. Cipayos hubo siempre y más habrá cuando el resentimiento ancestral los entusiasme con la derrota de los arrogantes amos actuales, sin pensar que en esa voltereta se adquirirían nuevos y peores amos; nuevos amos que los despreciarían por su sangre mezclada; por su religión fuera esta la de los conquistadores o la de sus ancestros americanos o la mezcla de las dos; por su color; nuevos amos para los cuales solo cabría trabajar para ellos; que echarían al fuego a los primitivos telares, los talleres domésticos e industrias incipientes obligándolos solo a producir y malvender materias primas que alimenten las industrias que en Manchester y Londres crecerían al abrigo de la revolución industrial.

Blas de Lezo ya había combatido y triunfado contra fuerzas diez veces superioresaunque no en la escala que se le presentaba ahora. Era temido y respetado; el Virrey le permite que pase por sobre su autoridad y se repliega a la espera que el devenir de los acontecimientos le empiecen a dar la razón y entonces mandaría emisarios para pactar la rendición.  Tampoco descartaba que la temeridad de Blas terminara con su vida, porque Blas de Lezo elegía siempre el lugar de mayor peligro para comandar.  Su pierna, brazo y ojo certificaban que así lo volvería a hacer.

Sobrepasa la intención de estas líneas el enumerar los distintos avatares de la batalla de Cartagena de Indias, que duró casi tres meses. Nos ceñiremos al plan general.

Diferencia entre El Crimen de La Guerra y la guerra defensiva descrito por el Evangelista de la Paz Juan Bautista Alberdi.

Blas, marino de profesión y heredero de la larga tradición de marinos vascos, comprendió que con sus seis buques no había posibilidad alguna contra los 196 buques ingleses.  Podría admirar a los ingleses con su valentía y audacia de marino, pero serían pocas horas, tal vez días y luego, gallarda, heroicamente, el último navío español se hundiría con su cargamento de muertos y heridos en las aguas que a partir de ese momento serían inglesas tal vez para siempre.

No; Blas sabía elegir el terreno.  Primero obligaría a los ingleses a desembarcar y tomar las baterías de la isla de “Tierra Bomba” que cerraba la bahía.  Sin esa llave no llegarían a situarse frente a las fortalezas que defendían el puerto. Blas contaba con la ayuda de las cenagosas tierras de la isla, pobladas con caimanes y sobre todo por mosquitos.  Calculaba que la mitad de las tropas que desembarcaran no conocían ese tipo de terreno.

Luego le dejarían la isla a los invasores no sin haberles causado muchas bajas y hundido algún navío. Antes que lograsen pasar habría tendido una cadena entre barcos artillados, que los ingleses no querrían hundir porque cerrarían con naufragios la entrada al objetivo.

Finalmente y paso a paso Blas se iría retirando hasta el amparo del castillo de San Felipe y fortaleza del Cerro de la Popa.

Contaba el genial marino también con que en el atropellado apuro por obtener la que creían segura victoria los ingleses no enterrasen ni a sus muertos ni a los muertos españoles.  El clima tropical se encargaría de que esos muertos siguieran combatiendo diseminando hedor y cultivando pestes; que no tardaron en estallar.

Otro que siguió combatiendo luego de ser prisionero y muerto fue el navío insignia de la flota española, el Galicia, llevado para ser hundido y obstaculizar el paso de Bocachica no llegó a hundirse y cayó en manos de los ingleses, que lo llevan a Jamaica como prueba que Cartagena ya había caído en sus manos. Tanto entusiasmo hubo en Londres por la noticia que las campanas de las iglesias se echaron a vuelo, se dispararon salvas desde la torre de Londres, hubo fuegos artificiales y el parlamento hizo acuñar monedas conmemorativas representando a Lezo arrodillado frente a Vernon (Lezo con sus dos piernas y brazos, pues se disminuiría la gloria obtenida si el vencido fuese un tullido), con la inscripción: “el orgullo español humillado por Vernon”. [propaganda bélica mentirosa tal lo reconocido por otro “noble europeo, cultor de la guerra Bismark([ii])]

Pero el Galicia volvió a Cartagena y en la batalla final, frente a la castillo de San Felipe terminó desarbolado comenzando a incendiarse y llevado por el viento contagió su fuego a otras naves inglesas.

En la estrategia mutua de desgastar al enemigo, los ingleses por el continuó cañoneo de sus 3000 cañones y Blas de Lezo con su planificada retirada, dejando a los ingleses en un terreno cenagosos, pestilente y desmoralizante.

Las fiebres y el trópico terminó convenciendo a los ingleses a dar la batalla final asaltando la poderosa fortaleza del castillo de San Felipe, ultimo baluarte a conquistar.  Para ello fabricaron escaleras con las que treparían por los inclinados muros y valiéndose de su abrumadora superioridad numérica alcanzarían la victoria final.

El asalto se efectuó el 20 de abril por todos los muros del fuerte.

Llegaron al pie del muro, situaron las escalas pero…¡eran cortas!. Lezo había ordenado cavar un foso alrededor del fuerte y las escalas, cuidadosamente hechas quedaron cortas. En el parte de la batalla, los españoles dicen: “…rechazados al fusil por mas de una hora y después de salido el Sol en un fuego continuo y viendo los enemigos la ninguna esperanza de su intento (…) se pusieron en vergonzosa fuga al verse fatigados de los Nuestros los que cansados de escopetearles se avanzaron a bayoneta calada siguiéndolos hasta casi su campo…”.

Hoy, en esos gloriosos muros de la castillo de San Felipe de Barajas hay una placa que dice:

“Ante estas murallas fueron humilladas Inglaterra y sus colonias”

Un mes más permaneció Vernon con sus buques frente a Cartagena de Indias.

Tal vez ese tiempo hubiese podido ser aprovechado para atenazar a los navíos ingleses si la escuadra española surta en Cuba hubiese actuado.

Finalmente el 20 de mayo de 1741 se fueron.  Por cincuenta años, hasta Trafalgar en 1805 los ingleses no tuvieron el dominio del mar.

La leyenda recoge esta frase de Blas de Lezo:

TODO BUEN ESPAÑOL DEBE MEAR SIEMPRE EN DIRECCIÓN A INGLATERRA”.

Y esta del resentido Almirante Vernon Primo del Rey :

«GOD DAMN YOU, LEZO!»¡Que Dios te maldiga Lezo!

La historia inglesa aún obedece la orden dada por el rey Jorge II de nunca más hablar de la batalla de Cartagena de Indias.

El saldo de la batalla fue:

Pérdidas Inglesas

3500 muertos en combate.

2500 muertos por enfermedades.

7500 heridos en combate.

6 navíos de tres puentes.

1 3 navíos de dos puentes.

4 fragatas.

27 transportes.

Alguno de estos barcos fueron hundidos por los mismos ingleses por falta de tripulación para que no caigan en manos de los españoles.

1500 cañones capturados o destruidos por los españoles.

Pérdidas españolas:

800 soldados.

1200 heridos.

6 navíos de dos puentes.

5 fuertes.

3 baterías.

395 cañones.

Gracias Eduardo Rosa

Mi amigo del Euskal Echea

Mayo de 2015

________________________________

SINOPSIS

Autor: Coronel Francisco Javier Membrillo Becerra

En Octubre en 1739, con la excusa del incumplimiento de los acuerdos comerciales obtenidos en América por el tratado de Utrech, Inglaterra declara la guerra a España y ello le da la excusa para intentar la conquista de las posesiones españolas en el Nuevo Mundo, sus yacimientos de oro y plata, y a liderar el comercio con dicho continente.

Tres escuadras británicas (con mayor número de navíos, en su conjunto, a la Armada Invencible española que intentó la conquista de las islas Británicas 200 años antes) con un importante contingente terrestre se disponen al asalto, desde las fachadas marítimas atlánticas y pacíficas, a los enclaves españoles americanos.

“La Batalla de Cartagena de Indias” narra, etiológicamente, el desarrollo secuencial y pormenorizado de los acontecimientos en los que se implicaron los diversos contendientes (españoles, colombianos, británicos, norteamericanos y franceses), desde comienzos del siglo XVIII hasta la batalla principal en que se decidió el futuro del conflicto en la ciudad de Cartagena de Indias durante 1741.

Frente a ella se presentaron los británicos, con unos efectivos de entidad similar a los que más de 200 años después Inglaterra desplazó a aquel continente con ocasión de la guerra de las Malvinas contra Argentina, y de los que formaba parte un regimiento de colonos norteamericano (primer antecedente del afamado Cuerpo de Marines USA) que tenía entre sus filas al capitán Lawrence Washington, hermano del primer presidente de EEUU, para enfrentarse a un reducido grupo de 2.700 españoles y colombianos y siete navíos que la defendían , así como muestra en toda su plenitud el fuerte carácter y las diferentes formas de ejercer el Mando de las tropas del virrey de Nueva Granada Sebastián de Eslava, el del tuerto, cojo y manco marino español Blas de Lezo, y el del vicealmirante y a la vez diputado del parlamento inglés Edward Vernon, actores principales de los hechos.

El Archivo General de Indias, la Escuela de Estudios Hispanoamericanos, ambas en Sevilla, y una numerosa bibliografía que es completada con abundantes ilustraciones, gráficos, datos, notas ampliatorias y una relación de los participantes españoles y británicos más representativos, son la base de la obra y sacan a la luz, con rigor histórico, lo que de verdad precedió y sucedió en la bella ciudad colombiana y que debido, en principio, a una autocensura británica y, posteriormente, a achacar a la fiebre amarilla la exclusividad de lo acontecido, tesis que el autor desmonta en la obra, ha permanecido arrinconada en la Historia de España, Inglaterra, EEUU y Francia, y que solo Colombia y la Armada Española han sabido conservar.

[1]  Los gurkas caían como moscas, los usaban a la vanguardia, los Ingleses eran buenos soldados avanzaban sobre sus cadáveres… (Lea es este mismo libro el Testimonio del Capitán Malvinas BIM5 Capitán RobacioBatallón Infantes de Malvinas 5  (

[i]   Capitán Alberto Reinaldo Phillippi es el piloto naval argentino que en su A-4 fue derribado por un Harrier, en combate a muerte sobre la Bahía de San Carlos (ciertamente NO un kamikaze). Un piloto derribado ya no es un combatiente, es un naufrago; y el capitán del destructor ingles que ordenó disparar al naufrago ya no es un soldado, es en tremendo HIJO DE PUTA, que en 1982 deshonró a su propia Reyna. Lo mismo fue el comandante Cris Wreford-Brown cuando al ingresar a Londres después del asesinato del ARA Belgrano con su submarino atómico [el día 2 de Mayo 1982], no lo hizo bajo la bandera inglesa sino orgullosamente bajo la PIRATA [Jolly Roger, como en 1739]  no bajo la bandera inglesa sino jactándose de su crimen de guerra bajo la PIRATA.

[ii]  Conde Von Brown Bismark “Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante una guerra o después de una cacería”

CLICK a este titulo para no perderte ESTE DOCUMENTO COMPLETO EN PDF

Anuncios

Published by:

PatAgonica

Soy el Dr. Gastón Alejandro Saint Martin (ARDMS. RVT. RPVI eligible, MD. CCPM). Medico patagónico; me gradué en la UNBA (Universidad Nacional de Buenos Aires, en 1961) Recién graduado y casado fui a hacer mi entrenamiento en la Universidad de Louisville, (UdeL) Kentucky, USA, la mas antigua Universidad Municipal de La Unión; pobre, pero de excelente nivel académico; con una pequeña escuela de medicina. Louisville está en la margen izquierda del rio Ohio (afluente del Mississippi) Elegí a UdeL por estar entre los rio Ohio y Tennessee, que era la zona mas subdesarrollada de La Unión, (cuna de los "Hillbillies") montañeses pobres, poco ilustrados, casi analfabetos pero gente honrada, noble y muy trabajadora; donde era de esperar encontrar problemas de patología medica y socio económicos similares a los de la población rural patagónica indigente. Los médicos residentes de la Universidad de Louisville atendíamos al Louisville General Hospital y al Children’s Hospital of Louisville. Finalizado mi entrenamiento, y al tener yo visa de emigrante, me pude quedar en USA, donde los abogados jueces y los médicos con residencias de entrenamiento completas, teníamos un brillante futuro económico, estabilidad y brillo social. La tentación para quedarse fue muy grande, pero cumplimos mi plan regresando a casa; Argentina (No a Buenos. Aires.) sino a La Patagonia (Gral. Roca, Rio Negro), donde trabajé intensamente, no solo en medicina asistencial sino en política. Para el inicio, recluté un pequeño grupo de médicos argentinos jóvenes entrenados en USA y Canadá con quienes creamos al Instituto Medico del Comahue, el pequeño hospital austral privado pionero en medicina asistencial moderna. Construimos el edificio por esfuerzo propio, y por administración, con la dirección técnica de mi padre (Ingeniero Prospero Saint Martin). Tuvimos muchos éxitos y fracasos. Nos integramos al Colegio Medico de General Roca, donde fui el primer organizador de la primer biblioteca medica patagónica. De nuestros Colegas Veteranos aprendimos la Filosofía Ético Moral Medica Hipocrática) y a ser médicos humanistas, antes que corporativos." Allí, practicando, aprendimos las normas básicas de cortesía entre colegas y pacientes. No fue fácil la convivencia y el pasaje armonico de lo (clásico) antiguo a lo (bueno) moderno, pero ¡lo logramos ... y muy Bien! En el ano 2000/2002 La Anarquía establecida Argentina desde el 10 de Septiembre de 1930 estalló y ya “no pude tolerar al criminal anárquico mamarracho republicano Argentino" que culminó con el "Robo Legalizado" (Google "The Legalized Theft" by Steve Hanke - CATO Instituto and/or Johns Hopkins economist) Como muchos de los argentinos ordenados, responsables, con importante capital de trabajo sin deudas, con algunos ahorros PERDIMOS TODO! Yo no perdí mis edificios, mi casa, mi Consultorio Radiológico) ni mi costoso instrumental diagnostico pero al quedar fuera de corporaciones medicas-hospitalarias corruptas, y fuera de los canales de facturación y cobro ... me encontré despojado de uno de los derechos humanos mas importantes “EL DERECHO A TRABAJAR” , del que depende mi “DERECHO A LA PROPIEDAD” y derecho a de “VIVIR en LIBERTAD” como me de la gana y sin pedir nada a nadie (¡LIBRE ALBEDRIO!) Por ello decidimos volver (ya estando jubilados) por segunda vez a USA. Hoy tengo otra residencia legal en Chicago (Oak Park, 60301) Mi mentor (en USA y Argentina) ha sido el Dr. Rene Favaloro (pionero del bypass coronario), con quien (cada uno por su lado) hemos compartido los mismos dilemas, para decidir volver, y para adaptarnos a esta ANARQUÍA Argentina (ver www.29deJulio.wordpress.com ) – La ANARQUÍA en la que cayó La Republica Argentina el 10 de Septiembre de 1930, fue causado por errores garrafales del GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA. (Presidente Herbert Hoover (POTUS 31) ...MAS... errores garrafales en la "ACORDADA UNÁNIME de LA TOTALIDAD DE LOS JUECES DE LA CORTE DE JUSTICIA ARGENTINA" ...MAS... errores garrafales del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña (UK) ...MAS... el error de un soldadito con grado de General y cáncer de estomago Gral. Félix Uriburo) que no se atrevio a desobedecer al Jefe de su jefe cuando le ordenaron "violar a La Constitucio ... "en nombre de ella??) y asi TODOS ELLOS JUNTOS, en un contubernio internacional, por primera vez en la historia de La Republica Argentina depusieron a un Presidente Constitucional, (Presidente Hipólito Yrigoyen) electo dos veces (en periodos NO consecutivos), por el voto popular, y depuesto con la absurda e ignorante excusa (si no fue mentirosa) de ser "ser viejo e inoperante..."

Categorías ARGENTINA,Articulo 11 Const Rio Negro,ARTICULO 14,ARTICULO 15,ARTICULO 18,ARTICULO 19,Articulo 20,Articulo 28 CN-1853,ARTICULO 29,ARTICULO 29 CN-1953,Constitucion Nacional Argentina,CONSTITUCION PATAGONICA Art 11,Elizabeth II,FAYT,FCPA,Hipolito YRIGOYEN ESTADISTA ignorado,HOLANDA,J B ALBERDI,LAWLESSNESS,MAXIMA Reina Argentina de Holanda,QuiTam,TIRANIA,UK de GB,USA,VATICANOEtiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.